Misión, visión y valores

Misión

Coordinar la participación de la ciudadanía, la academia y el sector privado e impulsar políticas públicas y acciones encaminadas a combatir la corrupción en concordancia con el sistema anticorrupción del estado de Coahuila.

Visión

Ser la instancia que refleje la perspectiva ciudadana con respecto al combate a la corrupción garantizando su incidencia en la agenda pública y contribuyendo en la consolidación del sistema anticorrupción del estado de Coahuila.

“Decálogo de Valores” de los integrantes del Consejo de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción:

Honestidad: Implica actuar con rectitud y decoro en el desempeño de las facultades que la Ley otorga a quienes integran el CPC, correspondiendo con creces a la confianza otorgada.

Congruencia: Conlleva la necesaria alineación de los actos individuales con las aspiraciones del CPC y del Sistema Anticorrupción.

Dedicación: Refiere a la firme decisión de poner al servicio del CPC y del Sistema Anticorrupción, las competencias, conocimientos y habilidades de que dispone cada integrante y dedicando su tiempo efectivo a la implementación de acciones destinadas a prevenir actos de corrupción.

Compromiso: Señala la férrea voluntad para no escatimar esfuerzos en el cumplimiento de las facultades y atribuciones que por Ley tienen quienes integran el CPC acorde a su conformación como grupo multidisciplinario.

Empatía: Indica el esfuerzo indispensable que tienen que realizar quienes integran el CPC para comprender las distintas perspectivas ciudadanas con relación al fenómeno de la corrupción, sus causas, efectos y costos.

Responsabilidad: Supone la madurez para reconocer las consecuencias de cada decisión tomada y cada acción realizada, así como también de las omisiones por parte de cada integrante del CPC.

Solidaridad: Implica la disposición para colaborar de manera decidida con la labor del resto de los integrantes del CPC, de las entidades que conforman el Sistema Anticorrupción y de la sociedad en su conjunto.

Integridad: Apunta a la necesidad de empatar la acción, individual y colectiva, con el discurso, con el fin de elevar la efectividad y la incidencia del CPC y del Sistema Anticorrupción al que pertenecen.

Inclusión: Escuchamos todas las voces y respetamos las fortalezas y formas de pensamiento de los distintos grupos sociales y empresariales, así como la diversidad social, cultural y de género.

Independencia: Implica la decidida voluntad para no dejarse influir por intereses ajenos a los propósitos del CPC y del Sistema Anticorrupción.